sábado, 19 de abril de 2014

UN PASEO POR LAS NUBES

Y para el estreno de esta otra nueva bitácora, nada mejor que un agradable "paseo por las nubes", nunca mejor dicho ni escrito. Así que bienvenidos a Caminos del Sur-6, en donde, como en los anteriores, tenéis vuestra casa y con las puertas abiertas. Paseo que discurrió, retomando el camino de los pasos, por el  tan a mano y socorrido Parque Natural de la Sierra de Huétor. En un día que, tras otro de calor  de esos de "al sol, ni mirarlo", amaneció cubierto con una espesa niebla, mensajera de inminente lluvia. Remitiéndome al dicho de por aquí  de que “niebla en el Calar, agua en Alfacar”. Localidad desde la que partimos junto a su Fuente Grande, para más señas, con la idea de subir, ni se sabe las veces que llevaremos ya "a cuestas" con ellas, a dos de las emblemáticas cruces de esta estupenda sierra y/o sierras, por alusión y derecho. Primeramente a la Cruz de Víznar, con visita incluida antes a la cercana garita-puesto de vigilancia contra incendios, y después a la de Alfacar o de los Maestros. Volviendo de nuevo a nuestro punto de partida: la Fuente Grande de Alfacar. Así que, sin más, por aquí os dejo con algunas fotos del recorrido, como detalle y muestra de nuestros pasos. 
*
Partiendo desde Fuente Grande en Alfacar, como decía...
*
 
Dejamos atrás seguidamente el Parque Federico García Lorca, el Caracolar, el recientemente arreglado tramo de la carretera que se fuera...Con la Acequia de Aynadamar desde que salimos como compañía. Acequia de origen zirí que sufrió, por cierto, el año pasado un importante destrozo, llegando a perder uno de sus cinco puentes de la época, que le servía y sirven de protección ante avalanchas e inundaciones y como pasos naturales de un lado a otro del canal, justamente en el tramo que dejamos atrás del Caracolar, el primero que existía, aún bastante modificado pero con algunos elementos originales, en dirección Alfacar-Víznar. Acequia que ahora andan reparando en algunos de los puntos por donde pierde considerable caudal. 
(*Foto del puente del Caracolar, el inmediato y siguiente al desaparecido según el sentido del agua)

Dejamos también atrás el Cortijo Corvera (el de Pepino) y el hito indicador de cambio de término municipal...
*
 Y llegamos al barranco de Víznar en donde se encuentra el Acueducto de Hatara, también conocido como de Alcántara o Puente de los Tobones, que fue construido para salvar el barranco, con esa ojeada de atención hacia el aliviadero del fondo
(*Foto tomada  el día anterior, situados sobre la margen izquierda orográfica del barranco)
*
 Detalle del paso del agua procedente del aliviadero 
*
Aliviadero del Acueducto de Hatara por donde lleva "desaguando" la Acequia de Aynadamar 24 horas al día durante años
*
Acequia que, a parte de su importante valor patrimonial, histórico y cultural, creó un ecosistema propio a su paso. Topándonos a lo largo de su recorrido, al día de hoy, con bastante variedad de la pequeña flora y fauna que de ella depende en la parte que no anda soterrada. 
*
Ejemplar aquí, como otra muestra de sus alrededores, de Dedalera negra o Crujía (Digitalis obscura)
*
Habiendo localizado, días atrás, por debajo justo del bloque de apartamentos del Caracolar, una zona en donde abundan varias especies de orquídeas silvestres del género Ophrys, nombre genérico que deriva de la palabra griega: "ophrys" = "ceja", por la vellosidad del labelo. Ejemplar este de Ophrys lutea...
*
...el "Espejo de Venus" (Ophrys speculum)...
*
 ...Y las del género orchis, que reciben su nombre del griego όρχις "orchis", en referencia a la forma de testículos que presentan los tubérculos de varias especies. Ejemplar de "Satirón manchado" (Orchis mascula)
*
Topándome además con la Orchis collina.
Orquídeas silvestres que podemos encontrar también en varias zonas y/o puntos concretos, a ambos márgenes de esta carretera de unión entre estas dos localidades, sobre todo en su talud superior, ya dentro de los límites del Parque Natural. Vía que sirve de límite del mismo, por cierto.
*
 Pero volvamos y salgamos del asfalto. Tramo de la carretera esta, la GR-3101, la que une Víznar con Alfacar, o viceversa, que por por aquí se conoce  como "Camino del Arzobispo", que abandonamos para entrar de lleno en el Barranco de Víznar
*
Barranco que cuenta con algunos elementos de reciente incorporación
*

Y algunos versos de nuestro gran poeta Federico García Lorca: "El viento está amortajado
a lo largo bajo el cielo". "Pero ha dejado flotando/sobre los ríos, sus ecos..."
*
Sin olvidarnos de la fosa común de enterramiento
*
Por aquí y ahora...conjugando el amarillo con el blanco
*
Y una buena mano de amistad por delante
*
Tomando, de momento, este tramo del Sendero Local, el SL-A-123 
*
Con el mar de nubes, ya, dando la cara como pago en especie.
*
Y arriba con la frente!
*
Al encuentro con algunos hitos del Sendero Local
*
 Atacando la sierra por esta cara sur; por la vertiente que da al helipuerto de Puerto Lobo, por el extremo occidental de la Loma de la Vieja. Al encuentro además con la salvia, lavanda, romero, tomillo,mejorana, y la repoblación de pino laricio y carrasco efectuada en esta zona a mediados del siglo pasado, que es sustituida, hoy por hoy, por matorral mediterráneo, encinas y quejigos.
*
 Dejamos atrás, a nuestra izquierda, durante la subida, los barrancos de Juan Torres y del Cerrillo y hacemos un descansillo...
*
Esta de la mascota Tana que lo mismo viene que va...Tana, ven acá! (A la llamada de su amo)
*
Con el Peñón y la Cruz de Víznar como al alcance de la mano
Haciendo aquí y antes, en el Collado de Víznar (1.486 m.a.), una breve parada. Hoy de lo más raro, sin el viento como compañía, pero con la niebla como "reina" del lugar 
*
¡Véase la muestra!
*
 ¡Y ese querer despertar!
Dejamos el Collado de Víznar atrás y tomamos el sendero de la derecha en ascenso para ello
*
Obviando de momento el sendero oficial que lleva directamente a la cruz, por el que más tarde volveríamos, a la vuelta, después de hacer cumbre en el Peñón de Víznar (en donde se encuentra) para dirigirnos primeramente a la caseta vigía; tomando para ello el sendero de la izquierda (según se sube),que anda señalizado por cierto con un mogote de piedras...
*
Caminando seguidamente por la cabecera de este estupendo pinar que da al barranco de la Umbría. En donde podemos ver, en caso de continuar con la circular del sendero oficial, que prosigue desde el Collado de Víznar, barranco abajo de la Umbría, numerosos pinsapos naturalizados procedentes de la repoblación llevada a cabo en el lugar, algunos de los cuales superan los 15 m. de altura. Grupo que está catalogado como "Arboleda Singular", por cierto, ya que esta especie solo se da en la Sierra de las Nieves y norte de Marruecos 
*
 Lo dicho, comenzando por aquí y ahora, con el propiamente anunciado "paseo por las nubes"
(Muchas gracias, Jose María, por la foto)
*
Caseta de vigilancia que anda situada sobre la cota de los 1.540 m.a., en un enclave serrano de privilegio con vistas hacia Sierra Nevada...
*
 Aunque hoy, con este otro gran regalo-fenómeno de la ocultación, solo se dejaban ver, por acá abajo, la Casa Forestal y el helipuerto de Puerto Lobo; no llegando ni al Centro de Visitantes del Parque Natural
*
 Privándonos además, bajo el premio "al peso" de este meteoro, de gran parte del Parque Natural, de varios de los pueblos que lo componen, Vega de Granada, Sierra Arana...
Decir como añadidura del lugar, tirando de memoria, que fue desde esta caseta vigía desde donde se dio aviso del fuego que se produjo en esta parte de la sierra en agosto de 2003, en donde aún se pueden ver sus consecuencias.
*
 Pero continuemos con el camino que nos lleva...De regreso ahora por la cuerda de esta sierra con dirección oeste...
*
 Una mirada atrás hacia las altas cumbres nevadenses que andaban liberadas y hacia la caseta de vigilancia contra incendios
*
Y ponemos rumbo a la primera de las cruces del día...
*
 ...la de Víznar; situada sobre la cota de los 1.539 m.a.
*
 Pillando al compañero fotógrafo infraganti
*
 Volvemos al Collado de Víznar y ponemos rumbo a la siguiente. Tomando para ello ahora el sendero de la izquierda (según lo atacamos por su cara sur) o el que tenemos ahora justo enfrente, según bajamos de la cruz, y en ascenso. Con las orquídeas silvestres incluso a la misma vera del sendero. Ejemplar este de Cephalanthera longifolia para más señas con el que nos topamos en esta zona umbría ahora de bosque de pinos,  sobre la cota de los 1.500 m.a. aproximadamente, floreciendo en este mes de abril (suele hacerlo hasta junio), y de distribución euroasiática y circunmediterránea.
*
Al paso y encuentro, cómo no y también, con la pequeña fauna
*
 Abandonamos el sendero que se dirige a la Cueva del Agua...con este giro a la izquierda
*
Una mirada atrás hacia el collado hasta donde llegó el fuego ocurrido y comentado de agosto de 2003. Incendio que partió a pocos metros de la carretera, junto al Barranco de Víznar, y que fue causado por una chispa eléctrica mientras unos operarios de Sevillana andaban realizando unos trabajos de reparación en el tendido de alta tensión que pasa justo por debajo. Siendo apagado y parado aquí, por suerte, antes de que "brincara" a esta otra vertiente de la izquierda (la norte) de mayor densidad forestal. Llegándose incluso, por efectivos de Protección Civil de Granada, a la vista de las dimensiones que tomó, y la noche que se echaba encima, a desalojar de forma preventiva a 75 niños que se encontraban en el Campamento de la Alfaguara. Incendio del que todavía me acuerdo, ya que nos pilló en pleno paseo vespertino por esta carretera, que se ha convertido en la "ruta del colesterol" entre estas dos estupendas y privilegiadas localidades.
*
Pero volvamos al presente de los pasos...Con las localidades de Víznar y Alfacar (fuera esta del enfoque por la perspectiva) a nuestros pies, formando parte del ribete de pueblos blancos que salpican las faldas de las sierras que circundan la capital
*
Desplazándonos de una "señal" a otra. Marcas de territorialidad que se intercomunican entre sí mediante una red de veredas que discurren por estos emblemáticos parajes serranos
*
Por este senderillo ahora de los de andar, pero con los pies sobre la tierra (por algunos momentos, claro)...
*
¡Y arriba con la segunda!
*
 La Cruz de Alfacar o de los Maestros, situada a 1.548 m.a.
*
Y ahora lo que tocaba...dejarse caer en picado...bajo la ley de la gravedad, al abrazo y sobre el techo de las nubes
*
Poniendo la pequeña flora su nota de colorido al día. Abundando el Taraxacum officinale...
 ...las geraniáceas, en estos típicos "alfilerillos" del género Erodium
*
...las cistáceas; en su representación, la Jara blanca (Cistus albidus)...
*
 Y la "Leche de pájaro, Leche de gallina o Estrella de Belén": Ornithogalum umbellatum, abundando por esta solana de la sierra de Alfacar. Bulbosa perenne de la familia Asparagaceae que aún necesitando bastante humedad durante el invierno y la primavera, tolera muy bien la sequía del verano.
*
Terminando con este agradable recorrido circular de media jornada junto al manantial de mayor entidad del acuífero del Parque Natural: el de Fuente Grande, conocida también como "Fuente de las Lágrimas" posiblemente por su forma en planta. Situados sobre la cota de los 1.105 m.a. Al pie del cerro de la Cruz, bajo la Sierra de la Alfaguara. En el borde de un depósito de pie de monte que limita el macizo calcáreo. Cercanos a la falla que abrió la caja de pandora del agua. Con los frenos al rojo y las rodillas por delante (jejeje)  ¡Un saludo y hasta la próxima!

No hay comentarios:

Publicar un comentario